Mitología Griega: Cuáles Son Los Dioses Olímpicos y Sus Historias?

Comentario

Los Dioses del Olimpo (Sus Secretos): Cuáles Son y Cómo Era Cada Uno de Ellos?

Si quieres aprender un poco de la mitología griega, pues lee este completo reporte sobre los dioses del olimpo. Te traigo la biografía de cada uno de ellos y todo sobre las tradiciones que le rodean y diferentes creencias a lo largo de la historia.

Mitología Griega: Los dioses Olímpicos y Sus Historias

Los nombres de los dioses olimpicos son: Zeus, Poseidón, Hades, Hera, Deméter, Afrodita, Atenea, Artemisa, Apolo, Hermes, Dionisio, Ares, Hefesto, Hestia, Pan, Hécate, Las Ninfas, Sátiros y silenos, Morfeo e Hipno, Proteo, Himeneo, Némesis, Jano, Fortuna, Los lares. Veamos el origén, la historia y característica de cada uno de estos personajes de la mitología griega.

Zeus Dios del olimpo



Zeus Dios del olimpo

Zeus: hijo de los titanes Crono y Rea, es el dios del cielo y soberano de los dioses Olímpicos; su nombre significa "brillante", y se lo considera padre de los dioses y mortales. No fue el creador de las razas divina y humana; era su padre, en el sentido de protector. Zeus es el dios del firmamento y sus fenómenos, la lluvia, el trueno y el rayo; sus títulos aluden a esto: Ombrio (Llovedor), Urio (Viento Favorable), Astrapé (Relampagueador), Bronton (Atronador), Georgos (Agricultor).


Su arma principal era la Égida, su ave, el águila, su árbol, el roble. Zeus tiene parte en el destino de los mortales; tenía en su palacio dos jarras, una contenía los bienes y otra los males; normalmente sacaba alternativamente una y otra para cada hombre, pero en ocasiones saca sólo bienes o sólo males, con lo que el destino del mortal puede ser extraordinario o funesto. En el arte se representa a Zeus como una figura majestuosa, de pie o sentado, generalmente vestido desde la cintura hacia abajo, llevando en la mano el cetro o el rayo o ambas cosas a la vez, y asistido por un águila.

Los romanos identificaban a Zeus con Júpiter, y asignaban al dios romano los atributos de la divinidad griega, pero en el culto se mantuvo esencialmente libre de la influencia helenizante. Como protector de Roma se lo llama Júpiter Optimus Maximus ("el mejor y más alto"); como Júpiter Fidius era guardián de la ley, defensor de la verdad y protector de la justicia y la virtud. Con las diosas Juno y Minerva, Júpiter formaba la tríada que constituía el culto central del Estado romano.

Casado con su hermana Hera, Zeus es padre de Ares, dios de la guerra; de Hebe, diosa de la juventud y de Ilitía, diosa del parto; y a veces, de Hefesto, dios del fuego; al mismo tiempo, se describen las aventuras amorosas de Zeus, sin distinción de sexo (Ganimedes), y los recursos de que se sirve para ocultarlas a su esposa Hera.

Son numerosas sus relaciones con diosas y mujeres mortales, de quienes ha obtenido descendencia dispersa por doquier en la geografía mítica de la antigua Grecia; Zeus es el padre de grandes héroes como Heracles y Perseo. Estos amoríos con mortales se explican a veces por el deseo de los antiguos griegos de vanagloriarse de su linaje divino.

Los Dioses del Olimpo y Su Unión Con Los Mortales


Unión con diosas
Unión con mortales
Madre Descendencia Madre Descendencia
Dione Afrodita Alcmena Heracles
Temis Horas (Estaciones), Moiras (Parcas) Ío Épafo
Eurínome Cárites (Gracias) Europa Minos, Radamantis, Sarpedón
Deméter Perséfone Sémele Dionisio
Mnemóside Musas Dánae Perseo
Leto Artemisa, Apolo Antíope Anfión, Zeto
Maya Hermes Níobe Argos, Pelasgo
Hera Ares, Hebe, Ilitía Egina Eaco
Temis Atenea Electra Dárdano


Leda Pólux, Helena


Pluto Tántalo


Táigete Lacemedonte


Calisto Árcade

Poseidón dios del Olimpo


Poseidón

Poseidón: hermano de Zeus, es el dios de los mares; su nombre significa "esposo de Da", siendo Da un nombre prehelénico de la diosa de la tierra. Los romanos lo identificaron con Neptuno, deidad de las fuentes y corrientes de agua. De carácter violento y malhumorado, algunos de sus títulos son Geáco, (Sostenedor de la tierra), Ennosígaios (El que sacude la tierra), Proclistio (El Inundador), Pétreo (El de la Roca), Kyanochaites (El de azulada cabellera), Hippos (El de los Caballos), Fitalmio (Alimentador de las plantas).

Es una figura de salvaje majestad, representada como de fuerza extraordinaria y prodigiosa velocidad; cuando desciende del Olimpo, su hermano Hades teme que vaya a resquebrajar la tierra por encima de su reino subterráneo; en cuatro zancadas es capaz de atravesar el mar desde Samotracia hasta Ege, donde está su palacio submarino. Su animal simbólico es el caballo, que representa su poder en tierra firme.


Es él quien provoca los terremotos y maremotos, y en calidad de ello se atribuye a Poseidón la creación de algunas sorprendentes formaciones, sobre todo el desfiladero del Peneo, paso natural que hace salir las aguas de la llanura de Tesalia. En arte es representado como una figura alta y majestuosa, algo parecida a Zeus en su aspecto general, pero que se distingue por su emblema, el tridente, y por su apariencia más salvaje y más tosca, con largo cabello y barba desordenada; a menudo aparece acompañado de un delfín, o bien montando un carro tirado por briosos monstruos marinos.

Poseidón era esposo de Anfitrite, una de las nereidas, con quien tuvo un hijo, Tritón. Sin embargo, tuvo otros numerosos amores, especialmente con ninfas de los manantiales y las fuentes, y fue padre de varios hijos famosos por su salvajismo y crueldad, entre ellos el gigante Orión y el cíclope Polifemo. Poseidón y la gorgona Medusa fueron los padres de Pegaso, el famoso caballo alado. Pero también es el padre de grandes héroes, como Teseo, el ateniense, y de otros héroes locales, como Neleo y Pelias.

Dios Hades En La Mitología Griega



Dios Hades En La Mitología Griega

El tercero de los hermanos, Hades (el Invisible), es el dios del mundo de los muertos, denominado adecuadamente "morada de Hades". Es sombrío en su carácter y en sus funciones, severamente justo e inexorable en sus designios; su reino subterráneo es un lugar de tormento para los malvados, pero él no es enemigo de la humanidad, no se complace en la maldad, y puede premiar a los buenos de la misma manera que puede castigar a los malos.

Es un dios terrible, pero no es un dios maligno. Al mismo Hades se le dan varios nombres que evitan referirse directamente a la muerte, tales como Poligdemon (Hospitalario), Eubeo (El de Prudente Consejo) o Edoneo (El Benefactor). Se creía que él otorgaba los beneficios ocultos de la tierra, tales como la riqueza mineral y las cosechas, por lo que era conocido también como Dis u Orcus, el dador de riqueza. Hades no participaba en las guerras y conflictos de los hombres, y no tiene ninguna relación con ellos, al contrario que la mayoría de los dioses, pues él reina sobre los muertos y nunca abandona su palacio de tinieblas.

En Roma, se le conocía como Plutón ("el Rico"), porque se creía que tanto las cosechas como los metales preciosos provenían de su reino bajo la tierra; y el nombre de su esposa, Perséfone (a quien había raptado del mundo superior), fue cambiado en Proserpina. Siendo poco adorado, sus representaciones en el arte son escasas; cuando aparece, su forma y rasgos difieren de los de Zeus, excepto en la expresión, que siempre aparece sombría o amenazante.

No son muchos los héroes que se atrevieron a llegar en vida al mundo de los muertos, y quienes lo hicieron fue por un mandato o una disposición especial. Así le sucedió al mítico cantor Orfeo, que fue a buscar a su mujer Eurídice; también Heracles, en el último de sus doce trabajos, descendió al infierno para capturar a Cerbero, al tiempo que rescató a su amigo Teseo; Odiseo fue otro de los héroes que bajó para consultar al alma del adivino Tiresias; más tarde iría al infierno Eneas para entrevistarse con su difunto padre Anquises sobre el advenimiento de la historia romana; y siglos después se cuenta que el poeta Dante atravesó el tenebroso reino subterráneo guiado por Virgilio.

La diosa Hera

La diosa Hera

La diosa Hera, hermana y consorte oficial de Zeus, es la reina del Olimpo. Aunque de carácter malévolamente celoso y vengativo, debido a los deslices amorosos de su marido, es una diosa de la tierra y está profundamente relacionada con la fertilidad de las mujeres; ella rige el matrimonio (llamándose entonces Hera Ziguía, "la del yugo", refiriéndose al vínculo conyugal). Su epíteto constante es Boopis (La de ojos de vaca), y tiene a la vaca y el pavo real como sus animales simbólicos.

En Roma Hera es identificada con Juno, y se la veneraba bajo diferentes nombres: como Juno Pronuba presidía los casamientos, como Juno Lucina ayudaba a las mujeres en el parto, como Juno Regina era la consejera y protectora especial del Estado romano. El arte la representa como una figura alta y majestuosa, generalmente vestida del todo, coronada con una especie de diadema (adorno que indicaba rango elevado pero que no era forzosamente un distintivo de soberanía) o una corona y un cetro.

Hera es madre de Ares, Hebe, Ilitía y Hefesto. Es una diosa dura y obstinada en sus odios hacia las amantes y los hijos de su marido. Nunca olvidó una injuria y se la conocía por su naturaleza vengativa. En la tradición griega, casi todos sus decretos y disposiciones se hacían mediante la intervención de su sierva Iris, hija de Taumante y Electra. El hecho de ser Iris la divinidad que personificaba el arco iris (muy relacionado con la lluvia), vincula a la diosa con los fenómenos atmosféricos. En este sentido, el carácter violento de Hera constituye la personificación de los trastornos atmosféricos.

El dios Olimpico Deméter

El dios Olimpico Deméter

Deméter, hermana de Hera y, en una ocasión, amante de Zeus, es la diosa de los granos y de las cosechas, sobre cuyos ciclos regía; su naturaleza la convierte en una deidad de la fertilidad, la agricultura, la naturaleza y las estaciones del año. En Roma se veneraba a Deméter y a su hija Perséfone con los nombres de Ceres y Proserpina, y de la primera deriva la palabra "cereal". Los atributos de Deméter son la espiga, el narciso y la adormidera; se la representa a menudo sentada con antorchas o con una serpiente.

Perséfone, posee un carácter doble, como diosa de los muertos y como diosa de la fertilidad de la tierra; en calidad de esto último, encarna el grano maduro, como lo hace su madre con el grano verde. Como diosa se los muertos y de la fertilidad de la tierra, Perséfone era la personificación de la renovación de la tierra en primavera; su estancia en el Hades explica los ciclos de la naturaleza, la vegetación y la agricultura. Los ritos de los misterios de Eleusis, en el santuario e esta ciudad cercana a Atenas, se celebraban en su honor y en el de su madre.

La Diosa Olimpica Afrodita


Diosa Olimpica Afrodita

Afrodita: hija de Zeus y Dione, es la diosa del amor, la belleza y la sensualidad. Su nombre proviene de la raíz griega aphros (espuma), al parecer por su nacimiento mítico en el mar. Tras nacer, fue llevada a varios lugares, de ahí sus títulos tales como Afrogenia ("nacida de la espuma"), Ciprogenia ("nacida en Chipre"), Cipris ("Señora de Chipre"), Citerea ("criada en Citera"). En Esparta, Afrodita posee atributos de una diosa guerrera, razón por la cual es a menudo asociada con Ares, siendo éste el padre de Eros (el Cupido romano).

En la filosofía platónica, Afrodita posee una doble naturaleza; Afrodita Urania (Celestial, Reina del Cielo) se relaciona con la parte poética y sensible del amor y con el matrimonio, mientras que Afrodita Pandemo ("de todo el pueblo"), rige la parte explícita del amor y el placer sexual.

El arte más antiguo representa a esta diosa como un figura vestida, de bello rostro y cabello usualmente recogido hacia atrás, que posee cierta rígida dignidad; las representaciones posteriores son en su mayor parte figuras desnudas o casi desnudas, a menudo con una incitante acentuación de la sexualidad y de los atributos físicos (algo de ello puede notarse en sus títulos, tales como Calipigia, "de bellas nalgas"). De su nombre deriva la palabra "afrodisíaco".

Los romanos identificaron a Afrodita con la deidad itálica Venus, personificación del poder que hacía que el suelo labrado y especialmente los jardines, tuvieran un aspecto hermoso (venustus), como cuando florecían. La diosa griega desplazó totalmente a esta insignificante diosa nativa, y dio el sello de su propio culto, en su forma más respetable, a la ciudad de Roma. En la época imperial, era venerada bajo diferentes aspectos: como Venus Genetrix, se identifica con la madre del héroe Eneas, el fundador del pueblo romano; como Venus Felix, es la portadora de buena fortuna; como Venus Victrix, la portadora de victoria; y como Venus Verticordia, la protectora de la castidad femenina.

Afrodita es la esposa del feo y cojo Hefesto, aunque tuvo muchas relaciones adúlteras, con Hermes o con Dionisio, pero en especial con Ares; también era la rival de Perséfone por el amor del hermoso joven Adonis; también entregó sus dones amorosos al troyano Anquises, de quien engendró a Eneas, antepasado del pueblo romano. En tradiciones tardías, Eros, el Amor, es considerado hijo de Ares y Afrodita, aunque la leyenda más antigua hace de él una de las fuerzas primigenias de la naturaleza, hijo del Caos y encarnación del poder creativo del universo; su nombre ha pasado al lenguaje coloquial en los términos "erótico" o "erotismo".

Cuando, en la época alejandrina, la idea del amor romántico estuvo en auge, se hizo habitual la representación en el arte de la pareja "Venus y Cupido". Para aquella época Eros aumentó su importancia, pero al mismo tiempo fue perdiendo dignidad; porque inicialmente era representado como un hermoso joven atleta (que a veces llevaba una flor, pero más comúnmente un arco y flechas), en lo posterior aparece como un niño, diminuto arquero con alas, caprichoso y travieso, que se complace en disparar sus invisibles flechas de amor tanto en los dioses como en los humanos.

La diosa Atenea

diosa Atenea

Palas Atenea, que nació ya adulta de la frente de Zeus y fue su hija predilecta es, especialmente, la diosa protectora de la ciudad de Atenas, que lleva su nombre, y patrona de la industria y de las artes, a partir de lo cual evolucionó hacia la figura de una diosa de la sabiduría y la razón. Era también patrona del arte de la agricultura y de las labores femeninas, especialmente del hilado y el tejido. Entre sus dones al hombre estaban la invención del arado y la flauta y las artes de domesticación de animales, de construcción de barcos y de fabricación de zapatos.

Se la asociaba a menudo con las aves, especialmente con la lechuza. Como diosa casta, recibió el título de Parthenos ("la virgen"). Era también diosa de la guerra, en el aspecto de las tácticas y las destrezas bélicas, y algunos de sus títulos dan testimonio de su carácter marcial, tales como Prómaco (Campeona), Estenias (Poderosa), Ares (Marcial o Compañera de Ares).

El otro aspecto de su carácter, como protectora pacífica es evidenciado con los títulos de Políade (Diosa de la Ciudad), Bulea (Consejera), Ergane (Trabajadora), Cirotrofo (Alimentadora de Niños, título compartido por varias diosas). Desde Macedonia hasta Esparta, su importancia solamente era superada por la del propio Zeus, del cual lleva a menudo la Égida y el rayo. Zeus tiene un nombre especialmente favorito para ella, Glaucopis (La de ojos grises). El arte la representa como una virgen majestuosa, con rostro bello pero severo, y cuerpo fuerte pero gracioso.

Normalmente lleva una armadura completa, con un yelmo, así como larga lanza y escudo, sobre el cual o sobre su coraza, se encuentra la tradicional cabeza de la Gorgona (gorgoneion). En Roma, fue identificada con la importante diosa Minerva, protectora de las artes y los oficios. Minerva, con Júpiter y Juno, era una de las tres deidades principales del Estado romano.

Asociada con Atenea está una deidad menor llamada Niké ("victoriosa"), diosa de la victoria; es hija del titán Palante y de Estige. En el arte se la representa a veces alada y llevando una guirnalda o palma de la victoria. Niké es el epíteto de diversas diosas griegas, pero más exclusivamente de Atenea, por lo que, probablemente en su origen no sea más que uno de los títulos de la propia diosa.

La Diosa Artemisa


Diosa Artemisa

Artemisa, hija de Zeus y Leto, es una diosa interesada en la vida agreste (de ahí su título Agrotera, "la Cazadora") y particularmente en los niños pequeños y las crías de las bestias, especialmente de los osos. Por ello es una diosa del nacimiento, Loquia (La del Parto), Cirotrofo (Nodriza de Niños) y Polimastos (La de los muchos senos).

Tradicionalmente amiga y protectora de la juventud, especialmente de las muchachas; es alabada por asegurar un parto apacible a sus favoritas, y si esto no era posible, entonces proporcionaba una muerte dulce y plácida a las muchachas jóvenes que mueren durante el parto. Amable en ocasiones, también es una diosa terrible, y en particular, cualquier muerte súbita, pero no violenta, entre las mujeres se atribuía a una flecha disparada con su arco.

A Artemisa sólo le interesan los montes y los frondosos bosques que recorre con paso ligero blandiendo su arco; ningún blanco, hombre o animal, escapa a su certera mirada. Los dioses, a excepción de Hera, le tienen gran respeto a ella, a su madre Leto y a su hermano Apolo.

El séquito de ninfas que siempre acompañaba a Artemisa en sus monterías estaba compuesto por muchas jóvenes doncellas, que habían de ser puras y cazadoras, al igual que su patrona. Artemisa fue identificada con la diosa romana Diana, deidad relacionada con la fecundidad y los partos, que absorbió la célebre figura de la virginal cazadora (Diane chasseresse), cuando su culto llegó a Roma.

En el arte aparece representada como una mujer joven y hermosa, calzando borceguíes, con el quitón recogido hasta la rodilla, generalmente armada con el arco y la aljaba de flechas, y acompañada regularmente por un ciervo. Sobre su cabeza aparecen a menudo unos pequeños cuernos en forma de media luna, que en épocas posteriores representaron a la Luna, pero no forman parte de su tipo más antiguo. Como diosa de la luna, se la identificaba a veces con Selene, o con Febe la titana, la madre de su madre, y con su prima Hécate, hija de Asteria, hermana de su madre Leto.

El dios Olimpico Apolo

dios Olimpico Apolo

Apolo, hermano gemelo de Artemisa, es el más típicamente griego de todos los dioses olímpicos; en la iconografía artística fue representado con mayor frecuencia que cualquier otra deidad. No tiene ningún equivalente o paralelo romano, aunque éstos solían llamarle con el nombre griego de Febo. Es el protector de la medicina, de la música, particularmente de la lira, y del arte de disparar con el arco; es quien promueve los actos violentos de los dioses para castigar a los mortales por sus actos impíos y blasfemos.

También es profeta veraz e infalible, que conoce la voluntad de su padre Zeus y la revela a los humanos a través de sus numerosos oráculos, siendo el más importante el que estaba en Delfos, el sitio de su victoria sobre Pitón.

Era también llamado Délico, de Delos, la isla de su nacimiento y el de su hermana Artemisa, y Pitio, por haber matado a Pitón. Nunca pierde su relación con los rebaños y pastores, siendo poderoso para enviar los lobos contra sus rebaños y también para mantenerlos alejados; esto concuerda con sus epítetos de Nomio (El de los pastos), Licio (dios Lobo) o Liceo (Matador de lobos), y con el atributo del arco, arma muy adecuada para enfrentar a los lobos y otros animales salvajes, llamándose entonces Kekebolos (El que flecha de lejos).

Su hermana era la guardiana de las muchachas, mientras que Apolo protegía de modo especial a los muchachos. Siendo un dios de la luz y la verdad, solía otorgar el don de la profecía a aquellos mortales a los que amaba, como a la princesa troyana Casandra; también enseñó a los humanos el arte de la medicina. Corrientemente se le identifica con el Sol, debido a que ambos dioses eran arqueros. Su tipo evolucionado en el arte representa el tipo de la belleza masculina que ha alcanzado su desarrollo, pero aun posee toda la agilidad y el vigor de la juventud; generalmente su figura aparece imberbe y sosteniendo una lira o un arco.

El dios del Olimpo Hermes

El dios del Olimpo Hermes

Hermes (del griego hermeias, "roca", "piedra"), hijo de Zeus y Maya, es el dios de los comerciantes y ladrones, puede dar riquezas, con honra o sin ellas; en estas funciones destaca por su astucia, picardía y sagacidad, recibiendo el título de Polytropos (El de muchos engaños); es el dios de los ganados (Crióforo, o Moscóforo). Hermes se deleita en las asambleas de los hombres y en las deliberaciones de ellos, porque también es un dios de la elocuencia, tanto en prosa como en verso; se convirtió en el patrón de los intérpretes y traductores (la hermética, el arte de traducir e interpretar, está obviamente relacionada con él).

Es, asimismo, el dios especial de los hombres jóvenes, y protector de los gimnasios y estadios (Agoraios). Como dios de los caminos era adorado en forma de un montón de piedras (hermas o hermai) que se ubicaba a un lado de las carreteras. Tampoco cesa su relación con los humanos cuando éstos mueren, porque Hermes es también el Guía de las Almas (Psicopompo) en la travesía que las lleva al tenebroso Hades; pero incluso así nunca es un dios sombrío y terrible, sino más bien cortés y amistoso.

Pero su carácter principal es el de servidor y mensajero particular de Zeus, y en calidad de tal aparece, llevando el sombrero ancho (petasos) con el que los viajeros se resguardaban del sol, sandalias aladas y el bastón de heraldo (kerykeion, caduceus, caduceo; o varita mágica, con serpientes enrolladas y alas en la parte superior).

En el primitivo arte griego, se representaba a Hermes como un hombre maduro y barbado; en el arte clásico, como un joven imberbe, atlético y gracioso (ephebos, efebo); más adelante, en la época helenística, aparece de nuevo con barba de mago, como Hermes Trimegisto ("tres veces grande"), asimilado al dios egipcio Thoth. Los romanos identificaron a Hermes con Mercurio, el dios local de los comerciantes y sus mercancías (merces).

El dios Olimpico Dionisio

El dios Dionisio

Dionisio (entre los romanos, Líber o Baco) es hijo de Zeus y de Sémele. Es el dios del vino, que enseñó a los mortales cómo cultivar la vid y cómo hacer vino. Posee una doble naturaleza: una como dios de la vegetación, específicamente de los frutos de los árboles, especialmente los racimos de uvas; su segunda caracterización apunta a una divinidad del arrebato místico que inspiraba cultos orgiásticos, de los que son ejemplo las ménades o bacantes. Sus epítetos son variados: Bromio (El bramador), Lieo o Líber (El que libera), Irafiotes (Cabrillo ritual), Ditirambo (Puerta de la vida y la muerte), Lysiponos (El que libera las penas).

Dionisio era bueno y amable con quienes lo honraban, pero llevaba la locura y la destrucción a quienes lo despreciaban a él o a los rituales de su culto. Su séquito está formado por seres divinos, sátiros, silenos y ninfas, y adoradores humanos, llamados basárides, "portadores de piel", por la forma de su indumentaria ritual con pieles de ciervo, y finalmente ménades o lenas (literalmente, "mujeres locas").

Toda esta cohorte seguía a Dionisio entrando en un estado de enajenación mediante la danza extática y el uso del vino; eran capaces de realizar milagros, haciendo surgir del suelo fuentes de leche o vino; poseían una fuerza extraordinaria, capaz de despedazar con sólo las manos cabras, toros y seres humanos (sparagmós, descuartizamiento de la presa); el fuego no los quemaba ni las armas los herían; pero a pesar de su violencia, sentían una profunda simpatía por las crías de los animales, especialmente los cabritos y los cervatillos. El nombre romano de Baco se refiere a los fuertes gritos con los que se adoraba al dios en las bacanales, frenéticas celebraciones en su honor.

Ocasionalmente, Dionisio es concebido en forma animal, siendo sus avatares más corrientes el toro, la cabra, la serpiente y el león. Sus símbolos son la vid, la piel de ciervo (nebris), el tirso (un bastón místico recubierto de enredadera), el mirto y la hiedra. A Dionisio se le representó en el arte, inicialmente como un adulto con barba con un cuerno de bebida y racimos de uvas, y después como un adolescente afeminado.

De acuerdo con la tradición, Dionisio moría cada invierno y renacía en la primavera; para sus adeptos, este renacimiento cíclico, acompañado de la renovación estacional de los frutos de la tierra, encarnaba la promesa de la resurrección de los muertos.

El dios Olimpico Ares

El dios Olimpico Ares

Ares es hijo de Zeus y Hera, que habita en Tracia, región salvaje del norte griego, donde viven las amazonas, su descendencia. Ares apadrina la guerra, como Atenea; pero a diferencia de ella, que se identifica con la guerra noble y táctica, Ares, agresivo y sanguinario, personificaba el terror y la brutal naturaleza de la guerra en su aspecto más duro; se complace con el derramamiento de sangre y el dolor de las víctimas; por ello era impopular tanto para los dioses como para los mortales.

Entre las pocas deidades asociadas con él estaban su amante, Afrodita y deidades menores como Deimo (Temor) y Fobo (Terror), que lo acompañaban en batalla, como aurigas en su carro de combate. Sin embargo, aunque feroz y belicoso, Ares es poco más que un matasiete divino, que no era invencible (fue fácilmente encadenado por los alóadas, Oto y Efialtes), ni siquiera frente a los mortales, como cuando fue herido por Diomedes durante la guerra de Troya.

En esto contrasta con el dios romano Marte, con el que se lo identifica, que es también un dios de la guerra, pero tiene además funciones agrícolas, siendo un dios del año, especialmente de la primavera; los nombres del día martes y del mes de marzo derivan del nombre de este dios; además su nombre latino legó la palabra "marcial".

Una de las deidades romanas más importantes, se consideraba a Marte el padre del pueblo romano, porque era padre de Rómulo, el legendario fundador de Roma. En el arte, se lo representa bajo los rasgos de un hombre joven vestido a la usanza de un soldado griego, con coraza, casco, escudo y yelmo, aunque en ocasiones aparezca de forma poco convencional, tan sólo portando su escudo.

El dios del Olimpo Hefesto

dios del Olimpo Hefesto

Hefesto es el dios del fuego y de la metalurgia, tiene patronazgo sobre los metales. Es hijo de Zeus y Hera o bien, sólo hijo de Hera, que lo trajo al mundo mediante un contramilagro por el nacimiento de Atenea. Hefesto era el artesano de los dioses y les fabricaba armaduras, armas y joyas; se creía que su taller estaba bajo el monte Etna, volcán siciliano.

Está casado con Afrodita y con Áglae, la más bella de las Cárites, aunque a diferencia de la mayoría de los maridos divinos, raramente fue licencioso. En Roma fue inadecuadamente identificado con Vulcano (del latín, volcanus, "volcán"); porque Hefesto era un dios forjador, mientras que Vulcano era una deidad asociada con el destructor fuego volcánico, y no tenía nada que ver con los usos industriales del fuego.

La diosa Olimpica Hestia

diosa Olimpica Hestia

Hestia, cuya equivalente romana es Vesta, es hija de Crono y Rea. Personifica el Hogar Sagrado, adorado por numerosos pueblos, siendo éste el centro natural del culto familiar. Hestia presidía todos los fuegos de las aras de sacrificio y se le ofrecían plegarias antes y después de las comidas; su función era cuidar de la familia y de que el fuego sagrado del hogar esté siempre encendido, el cual si llegara a apagarse, supondría un terrible presagio de desgracias.

En Roma sus sacerdotisas vírgenes, en número de seis, eran conocidas como vestales, y custodiaban la llama del templo redondo de Vesta, en el Foro romano, cuyo fuego, según se decía, lo había llevado desde Troya Eneas, el legendario fundador de Roma. El fuego del santuario era símbolo de la seguridad de la ciudad y lo custodiaban permanentemente las vestales, que lo conservaban encendido permanentemente y que servían durante periodos de treinta años (diez como novicias, diez como vestales y diez como supervisoras) sometidas a severas reglas; las vestales, como la propia Vesta, basaban sus poderes protectores en su pureza. Aunque Hestia aparece en muy pocos mitos, la mayoría de las ciudades tenían un hogar común donde ardía el fuego sagrado de esta diosa.

El dios Olimpico Pan

El dios Olimpico Pan

Pan: hijo de Hermes y de la ninfa Dríope, es el dios de los bosques, los campos, y la fertilidad, adorado principalmente por los pastores y cabreros. Nació en Arcadia, siendo sus lugares preferidos eran las montañas, las cuevas y parajes agrestes. Es un músico magnífico, tañedor de su flauta de carriza o caramillo, que la inventó cuando la ninfa Siringe quedó convertida en cañas al tratar de huir de él. Pan gustaba mucho de galantear a las ninfas del bosque mientras danzaban al son de su flauta, pero todas lo rechazaban por su fealdad, pues su forma es en parte animal, con cuernos, orejas y patas de un macho cabrío.

También es capruno su carácter, porque es lascivo y retozón, a veces irascible, especialmente cuando se le molesta durante la siesta. Se supone que la palabra "pánico" deriva del temor que sentían los viajeros cuando oían el sonido de su flauta en la soledad de la noche. Se creía también que Pan hablaba con la gente a través de los sonidos del bosque y en las pesadillas. Para los teóricos romanos, el equivalente de Pan e Fauno, deidad de los campos y los pastores.

La diosa Olimpica Hécate

La diosa Olimpica Hécate

La diosa infernal Hécate ("La que obra desde lejos"), hija Perses (hijo del titán Crío y de Euribia, hija de Ponto y Gea) y de Asteria (hija de los titanes Ceo y Febe). Era la reina de los espíritus, y por lo tanto, de la oscuridad de todo tipo de magia, en especial la negra. En calidad de tal, era diosa de las encrucijadas y de los caminos en general (Enodia, Triodita), pues las encrucijadas eran grandes centros de actividad espiritual y mágica.

En las encrucijadas de los caminos, que eran para los viajeros lugares demoníacos y espectrales, se celebraban las "cenas de Hécate" y en ellas a veces aparecía la diosa, especialmente en las noches más oscuras, sin luna, con un aspecto terrible, acompañada por una jauría de perros fantasmales y aulladores. El arte representa a Hécate con tres cuerpos o tres cabezas (de suerte que puede mirar a la vez hacia tres caminos que se juntan en el punto donde ella se encuentra) y con serpientes entrelazadas alrededor de su cuello.

Hécate es habitualmente asociada con Artemisa, ya que su madre es Asteria, la hermana de Leto; ella y Artemisa, por lo tanto, son primas. A diferencia de Artemisa, que simbolizaba la luz lunar y el esplendor de la noche, Hécate representaba la oscuridad y sus terrores. Las tres caras de su estatua han sido interpretadas en el sentido de que es una diosa con poder en el cielo, en la tierra y en el mar, o bien representaban sus tres personalidades: Selene en el cielo, Artemisa en la tierra, Hécate (o Perséfone) en el infierno.

Las diosas Olimpicas Las Ninfas



Las diosas Olimpicas Las Ninfas

Las ninfas eran una multitud, su nombre significa ("mujeres jóvenes", "novias"), y son divinidades menores que pueblan la naturaleza, en sus diversos reinos; se las representa como jóvenes y hermosas doncellas amantes de la música y de la danza, y generalmente amorosas (con marcados indicios de lujuria). Tenían larga vida, pero no eran inmortales; poseían facultades proféticas, e inspiraban a los mortales; al igual que las hadas de las tradiciones populares celtas con las que guardan semejanza, son espíritus amables pero a veces eran seres temibles, si se les ofendía.

Las ninfas se distinguían según la parte de la naturaleza que habitaban; las ninfas marinas eran las Oceánides, o hijas de Océano, el gran mar que fluye alrededor de la tierra, y las Nereidas, o hijas de Nereo, ninfas de las olas marinas, especialmente del Mediterráneo y benefactoras de los navegantes.

Las ninfas fluviales eran las Náyades y Potameides, que habitaban ríos y fuentes. Ninfas arbóreas eran las Dríades, ninfas de los árboles y bosques, llamadas Hamadríades, cuando vivían en el mismo árbol, le daban vida y morían junto con él; las ninfas de los bosques sagrados eran las Alseides (de alsos, "bosque"). Las Oréades eran ninfas montaraces, que moraban montañas y grutas. Se dice que las Melíades, ninfas de los fresnos, eran las más antiguas, y nacieron de Urano, no de Zeus.

Los dioses Olimpicos Sátiros y Silenos

Los dioses Olimpicos Sátiros y Silenos

Los sátiros eran una especie de divinidad campestre del cortejo de Dionisio; eran espíritus de la vida salvaje de bosques y montes, y especialmente de su fertilidad desenfrenada e incontrolada. Tenían la figura de hombres barbados, con cuernos, orejas y patas cabrunas, y cola de caballo o de chivo. Eran muy lujuriosos y amantes de la danza y del jolgorio; pasaban su tiempo persiguiendo a las ninfas, bebiendo vino, danzando y tocando la flauta. Generalmente cobardes, excepto cuando el frenesí dionisíaco los convertía en seres temibles y peligrosos. En Roma fueron identificados con los espíritus nativos de los bosques, los faunos.

Se llamaba silenos a los sátiros más viejos, y mientras los sátiros a menudo se alegraban con el vino, los silenos eran propensos a pescar grandes borracheras; también eran hábiles músicos. Por otro lado, toda la sobriedad y la sabiduría que pueda encontrarse entre estas salvajes criaturas, se hallaba en los silenos (capturados en estado de embriaguez, podía obligárseles a predecir el futuro). Sileno (en singular) era el mayor de los sátiros, hijo de la ninfa Hibris (Impudicia) que se unió con Hermes y Pan. Fue nodrizo y tutor de Dionisio, y solía acompañarlo en sus viajes. El arte representa a Sileno como un pequeño anciano en estado de jovial embriaguez.

Los dioses del Olimpo Morfeo e Hipno

dioses del Olimpo Morfeo e Hipno

Morfeo era el dios de los sueños, hijo de Somno, el dios del sueño; es un espíritu, no del dormir en general, sino de las formas vistas en sueños (él formaba los sueños de quienes dormían). Morfeo es el asistente de Hipno (el Sueño), que habitaba en un palacio que nunca recibía la luz del sol, en cuyo interior estaba un blando lecho de ébano, rodeado de negras cortinas.

Los Sueños, hijos de Hipno, eran numerosos como las hojas del bosque o las arenas del mar; unos, insignificantes y engañosos, salían por una puerta de madera, y otros, verdaderos y proféticos por una puerta de marfil.

El dios Olimpico Proteo

El dios Proteo

Proteo es hijo de Poseidón, y su sirviente y cuidador de sus focas; conocía todas las cosas pasadas, presentes y futuras pero era capaz de cambiar voluntariamente su aspecto para evitar a los que requerían de su facultad profética. Todos los días, a mediodía, surgía del mar y dormía a la sombra de las rocas en la isla de Faros, en Egipto, con sus focas tendidas a su alrededor.

Todo aquel que deseara saber el futuro tenía que retenerlo en ese momento e intentar no soltarlo cuando asumía apariencias horribles, como animales salvajes y monstruos terribles; si ninguna de sus artimañas prosperaba, Proteo recuperaba su forma habitual y decía la verdad. Entre los que lucharon con Proteo para conocer la verdad se encontraba Menelao, rey de Esparta.

dios Griego Himeneo

dios Griego Himeneo

Himeneo, hijo de Dionisio y Afrodita, presidía los casamientos. Cuando acontecía la consumación del acto sexual de los novios en el lecho nupcial, Himeneo se presentaba en la habitación y bendecía la unión encendiendo su antorcha. El arte lo representa bajo la figura de un joven afeminado, coronado de rosas y sosteniendo una antorcha. Se enamoró de la hija de un noble rico, y dado que no podía cortejarla, por su posición social, la seguía a todas partes.

Finalmente se disfrazó de mujer para unirse a una procesión de Eleusis, a la cual sólo acudían mujeres. La comitiva fue capturada por piratas. Entonces Himeneo urdió un plan para escapar de sus captores y huir a Atenas, solicitando la mano de la hija del noble rico si todo salía bien. Tuvo éxito en la misión y en el matrimonio, y éste fue tan feliz que los atenienses instituyeron fiestas en su honor.

La diosa Griega Némesis

diosa Griega Némesis

Némesis, o la Venganza, hija de Nix, la Noche, era personificación de la justicia divina y de la retribución de los dioses. Representaba la legítima ira divina contra la soberbia y la altivez, y contra los transgresores de la ley; nadie, ni aun los reyes y príncipes, podía escapar de su poder; su acción justiciera equilibra el destino de los mortales. Era representada con alas para indicar la rapidez con que sigue el castigo a la transgresión.

El dios del Olimpo Jano

El dios del Olimpo Jano

Jano, en la mitología romana, era el dios o espíritu protector de las puertas (los quicios, los goznes, las cerraduras) y también custodiaba la entrada y salida del año, por lo que era la divinidad de los comienzos, que según los romanos aseguraba buenos finales. La forma de Jano era humana, pero su cabeza tenía dos caras que miraban en direcciones opuestas. El mes de enero (januarius) derivó de su nombre porque inicia el nuevo año.

En su templo en el Foro se encontraba la porta Ianalis (Puerta de Jano), la cual, en tiempos de guerra, permanecía abierta, y se la cerraba cuando estaba en paz la República. Esto último sólo ocurrió según se dice, bajo el gobierno de Numa y en la paz de Augusto. Jano no tiene equivalente en la mitología griega.

La diosa Griega Fortuna

La diosa Griega Fortuna

Fortuna, considerada hija de Júpiter, era la diosa del azar y de la buena suerte. Al principio, era considerada como una especie de diosa de la fertilidad o portadora de la prosperidad; con el tiempo, sólo se la invocaba para solicitarla la buena suerte.

Tema favorito del arte, a Fortuna se la representa provista de alas y con los ojos vendados, pues distribuye ciegamente los bienes y males; sosteniendo un timón en una mano y una cornucopia, o cuerno de la abundancia, en la otra. El timón significa que ella es guía del destino del mundo; la cornucopia, que es proveedora de abundancia.

Los dioses Griegos Los Lares

Los dioses Griegos Los Lares

Los Lares, hijos de Mercurio y Larunda (o Lala,) eran para los romanos, una especie de dioses domésticos, divinidades tutelares de las encrucijadas y de las regiones campesinas; también, y más habitualmente, del hogar. Distintos de los Penates, dioses del Umbral, terminaron por confundirse con ellos.

Los lares familiares, o "dioses del hogar", se distinguían de los lares compitales, que eran espíritus divinizados de los antepasados muertos, a quienes se veneraba como espíritus divinos en contraste con los malignos verdugos, las larvae, una especie de espectros que se ocupaban principalmente de asustar a los vivos. El lar familiaris, "espíritu guardián del hogar", era el centro del culto familiar, y los escritores romanos solían emplear la palabra "lar" con el significado de "hogar".

Fuente: monografias.com.

Ver publicación anterior sobre el Chupacabras.

0 comentarios:

Publicar un comentario